En este artículo queremos recomendar un menú saludable para personas que padecen cáncer o que viven o cuidan a alguien que padece esta enfermedad. Se trata de una enfermedad común, pues todos nosotros tenemos en mente a un amigo o familiar que ha pasado por ello, pero también una enfermedad que cada día sufren y superan más personas. Y en eso nos tenemos que centrar, en cuidarnos todo lo que podamos durante el proceso. Y para ello, os queremos recomendar un menú semanal.

Antes de nada, recordad que siempre se deben seguir las recomendaciones dadas por el oncólogo y que el menú que compartimos es una propuesta con recomendaciones generales que se deberá adaptar y personalizar según  el tipo de cáncer y tratamiento que reciba el paciente, según el estado nutricional y según los síntomas. Es muy importante tener esto en cuenta.

Objetivos de la dietoterapia en casos de cáncer

Unos de los principales objetivos que se deben perseguir es aparentemente tan sencillo y tan imporante como que los pacientes coman y para ello hay que conseguir que la alimentación sea apetecible y de fácil digestión. Y los alimentos que coman deben tener un aporte calórico y proteico correcto. Esto ayudará a mantener un estado nutricional adecuado que es fundamental por varios motivos.

Si la persona mantiene un peso adecuado podrá conservar las fuerzas, reducir el riesgo de infecciones, superar mejor los efectos secundarios del tratamiento, seguir el tratamiento en los plazos estipulados y tener una mejor recuperación.

Todo esto también dependerá del tipo de cáncer que tenga, el lugar del cuerpo en donde está, como también de la clase de tratamiento que esté recibiendo, por ejemplo, si es cirugía, radioterapia, quimioterapia o ambos y también dependerá de la duración y de las dosis administradas.

Recomendaciones generales a la hora de preparar un menú para un paciente con cáncer

Para evitar el riesgo de infección deberemos prestar especial atención a las medidas básicas de higiene. Es importante cocinar correctamente los alimentos, lavarse las manos antes y después manipular los alimentos, verificar la fecha de caducidad de los alimentos, mantener los alimentos correctamente almacenados en la nevera, congelador, etc.

También es recomendable que sea otra persona la que prepare los alimentos en especial en caso de pérdida del apetito, alteración del gusto y en caso de náuseas o vómitos. Además, en estos casos, lo mejor es servir la comida a temperatura ambiente o incluso fría, porque de esta manera se disminuye su sabor y aroma y se suelen tolerar mejor. Cuando se presentan varios síntomas a la vez es recomendable comprobar la tolerancia del paciente a las diferentes temperaturas de los alimentos, desde temperatura fría, a temperatura ambiente o templada y adaptar los alimentos a esta tolerancia.

Adaptaciones del menú según los síntomas del paciente con cáncer

Durante el proceso pueden aparecer síntomas como: náuseas y vómitos, pérdida de apetito, boca seca, dificultad para tragar, inflamación de la mucosa de boca y garganta y alteración del gusto y del olfato que pueden provocar pérdida de peso y desnutrición. Estos síntomas también nos llevan a potenciar el apetito y a una correcta alimentación, los objetivos que comentábamos en líneas superiores. Otros síntomas puede ser la aparición de estreñimiento o al revés, puede haber diarrea e intolerancia a la lactosa,

En caso de pérdida de apetito es recomendable hacer comidas nutritivas pero no muy abundantes unas 5-6 veces al día, evitando olores fuertes, alimentos muy aderezados, bebidas gaseosas, café y por supuesto alcohol. Mantener la higiene bucal es fundamental y hacer enjuagues con manzanilla ayuda en los casos de  sequedad bucal.

Cuando existe falta de apetito también se aconseja tomar los líquidos fuera de las comidas, aunque en caso de boca seca (xerostomía) y dificultad para tragar (disfagia) es aconsejable hacer pequeños sorbos durante las comidas para favorecer el paso de la comida de la boca al estómago. Los líquidos con limón o ácidos se deben evitar en caso de alteración del gusto (frecuente en tratamientos de quimioterapia)  o en caso de inflamación de las mucosas de la boca (mucositis).

En determinados casos, este tipo de líquidos ácidos sí que se pueden recomendar en caso de boca seca y disfagia o problemas de deglución. Incluso se pueden realizar enjuagues con ellos durante el día para favorecer la producción de saliva.  Y también se recomienda en estos casos masticar trozos de fruta para mejorar la salivación.

Los síntomas pueden ser dispares en función de la persona y el tratamiento que haya recibido por lo que procuraremos hacer aclaraciones en cada una de las comidas de este menú para personas con cáncer, que inicialmente está diseñado para personas con el aparato digestivo está funcionando correctamente. Se trata de un menú muy rico y variado, donde buscaremos potenciar las preparaciones sencillas como el vapor, hervido y horneado.

Menú para personas con cáncer: recetas y consejos

Crema de lentejas

En una olla se cuecen la zanahoria y la cebolla previamente cortadas con un poco de caldo de verduras, luego se añaden las lentejas cocidas que pueden ser de bote y se tritura, añadiendo una pizca de sal y las especias más aceptadas por la persona. Este plato es ideal en los casos de poco apetito y estreñimiento. Y se debe evitar en caso de diarrea por la cantidad de fibra que aporta. 

Recordamos que las sopas cremas son ideales en caso de inapetencia ya que no requieren realizar el esfuerzo de masticar y se pueden enriquecer con aceite, harina de frutos secos, leche en polvo, queso, maizena, etc. Se debe usar poca agua en su elaboración y para servir se puede añadir semillas, frutos secos o huevo duro troceado. Son distintas maneras de enriquecer los platos, para aumentar su valor nutricional.

Gambas a la plancha con perejil

Las gambas se pueden hacer tanto a la plancha como  al vapor, sin ningún tipo de especias o solo con las que le sientan bien a  la persona. Esta preparación puede complementarse con una salsa hecha a base de caldo, harina, eneldo, levadura de cerveza  y una pizca de pimienta. En caso de alteración del apetito se puede sustituir por pollo o pavo y se usarán cubiertos de plástico en caso de sentir gusto metálico.

En ocasiones, bastante usual  en personas que han recibido tratamiento quimioterápico. Tomar fruta ácida como la naranja o el limón pueden ayudar a que desaparezca el sabor metálico, o al menos a atenuarlo, siempre y cuando la persona no tenga problemas en las mucosas de la boca por inflamación (mucositis) ni xerostomía (boca seca).

Tortilla de patatas, calabacín y cebolla

Por una parte, cocinar al vapor la cebolla, el calabacín y las patatas hasta que estén tiernos. Por otra parte, se baten los huevos y luego se mezclan todos los ingredientes. Finalmente se cocina en la sartén, con un poco de aceite.

Se puede enriquecer con levadura de cerveza o queso. Y se pueden comer porciones pequeñas a lo largo del día. Conviene destacar que en personas con mucositis, a parte de los alimentos ácidos, también conviene evitar la cebolla , el tomate o el ajo, e incluso el pimiento y el pepino, por lo que en estos casos sería mejor hacer la tortilla sin cebolla.

Gazpacho de melón y almendras

Se colocan en el vaso de la batidora el melón, la almendra (que aportará textura y enriquecerá nutricionalmente el gazpacho), 1 diente de ajo pelado (si no se rechazan los sabores fuertes) y troceado, unas hojas de menta o hierbabuena, aceite de oliva y pimienta. Se tritura y se sirve frío. El resultado es un gazpacho apetecible y muy nutritivo y rico en fibra, por lo que en casos de diarrea se deberá evitar por la fibra, pero ayuda a hidratar y va muy bien en caso de boca seca o y es bien tolerado cuando hay problemas de deglución.

Esta preparación no sería recomendable en caso de mucositis (irritación/inflamación de las mucosas) que requiere suprimir alimentos picantes, fritos, cortezas , con piel, ácidos,etc. 

Crema de calabaza, arroz y queso

Se coloca agua suficiente como para cubrir la verdura y cuando empiece a hervir se añaden la calabaza cortada y el arroz. Se salpimenta y cuando todo esté cocido se añade el queso fresco. Se retira del fuego y se tritura. Se puede enriquecer el plato con aceite de oliva, y también con huevo duro troceado a la hora de servir y/o con frutos secos como pipas.

Las cremas suelen tener muy buena tolerancia cuando hay dificultades en la masticación, no obstante, para personas con mucositis dependiendo del grado, convendría evitarla porque puede resultar algo ácida.

Bacalao con salsa de tomate y pan

En una sartén, se echa un poco de aceite y la cebolla picada, para sofreír. Si hay problemas de digestión se salta este paso y se pocha directamente el pimiento rojo y verde troceado con un poco de caldo. Una vez estén las verduras cocidas, se añade un poco de salsa de tomate casera, un poco de sal y especias al gusto. Se espera a que reduzca un poco la salsa y se añade el rape salpimentado, se deja a fuego medio durante 5 minutos aproximadamente y se sirve. Se acompaña con un pan blando que se pueda mojar en la salsa.

En caso de no tolerar sabores fuertes este plato se debe modificar usando bacalao al vapor sin salsa y acompañar con un poco de arroz o patata.

Cazuela de quinoa con verdura y trozos de pavo

En una cazuela se cocinan con un poco de caldo la cebolla, el apio y la berenjena troceadas. Se salpimenta y cuando están las verduras blandas, se aparta y se dora en la misma sartén los trozos de pavo. Se salpimenta y se añade el perejil y las verduras que se habían reservado. Se deja cocinar unos 10 minutos a fuego lento y finalmente se añade la quinoa cocida, que es rica en proteínas y se mezccla todo. Se puede añadir una cucharada de aceite crudo y levadura de cerveza para enriquecer.
La quinoa se cuece igual que el arroz pero es más rica en fibra, por lo que en personas con estreñimiento será interesante su consumo.

Fideuá de marisco

Se colocan los fideos en la paella con una gota de aceite y se tuestan. Se remueve hasta que se doren y se reservan.  Se pasan por la paella el pimiento cortado y los calamares. Se añade caldo de pescado, un poco de cúrcuma y los guisantes cocidos. Se incorporan las gambas peladas y los fideos que ya estaban dorados. Se deja cocer 10-12 minutos a fuego medio y destapado. Se puede gratinar para antes de servir. La mayonesa con ajo que se suele usar para acompañar este plato se deberá evitar en caso de que las digestiones estén alteradas y en caso de no tolerar sabores fuertes se cambia el plato fideos con pollo a trozos y la verdura tolerada por el paciente.

Gazpacho de tomate

Lavar y cortar en trozos los tomates, el pimiento, el pepino y una pizca de ajo si se tolera. Verter en el vaso de la batidora, junto con 1-2 cucharadas de aceite y triturar. Se sirve frío. Si el paciente sufre alteración del gusto (quizá le resulte extremadamente ácida) o inflamación de las mucosas (mucositis) se deberá evitar, pero puede resultar interesante para pacientes con  problemas de boca seca (siempre y cuando no haya irritación) e incluso disfagia (con problemas de deglución).

Berenjena rellena de pollo y arroz

Se corta la berenjena en 2 trozos a lo largo y se lleva al horno a 200º durante 15 minutos. Se retira del horno y se vacía el interior con una cuchara y se reserva. Se cocina el pimiento y la cebolla picada con un poco de caldo de verduras y posteriormente se añade parte de la pulpa de la  berenjena y se acaba de cocinar. Cuando está hecho, se añade el pollo picado, la pimienta negra y el tomillo y un poco de sal. Se revuelve y se deja cocinar durante 4-5 minutos. Se disponen las mitades de berenjena en una bandeja y se rellena con el pollo. Se puede rallar tomate por encima y listo.

Puré de verduras y patata

Se coloca a hervir en una olla agua con sal y especias. Cuando el agua entra en ebullición se añaden la judía verde y la zanahoria cortadas y se deja cocer durante 15 minutos. Luego se añaden las patatas cortadas y después de 10 minutos más, se retiran todas las verduras y se chafan con un tenedor. También se puede enriquecer con leche entera, queso o nata. Si se busca una textura más fina, se debe triturar. Si las digestiones son correctas y no hay diarrea (ya que es una receta rica en fibra) se pueden añadir por encima un cucharada de pipas peladas para enriquecer.

Merluza rebozada al horno

Se debe batir un huevo en un bol, salpimentar y luego añadir la merluza. Se deja la merluza sobre el huevo batido unos minutos y luego se pasa la merluza por harina, vuelta y vuelta y se cocina al horno durante 15-20 min. También se podría freír pero dependerá del estado del aparato digestivo de la persona y de la tolerancia a los fritos que son más difíciles de digerir.

Ensalada de pasta con huevo y atún

Se cuece la pasta que podrá ser integral en caso de estreñimiento pero blanca en caso contrario, se escurre y se aclara. Se cortan las aceitunas y los tomates en trocitos. Se añade la pasta, el atún y un poco de maíz y piñones y se aliña a gusto de la persona, sin olvidar el aceite de oliva como alimento de alto aporte calórico y levadura de cerveza como aporte extra de vitaminas y minerales, así como frutos secos.

Arroz meloso con rape

Se calientan unas gotas de aceite en una cazuela y se dora allí el rape cortado en trozos durante 2-3 minutos y se reserva. En la misma cazuela se dora la cebolla finamente picada. Si hay problemas de digestión o con los sabores fuertes, no saltaremos este paso. Luego se espolvorea el azafrán, se remueve y se salpimenta. Se añade un poco caldo de pescado y luego el arroz que se rehoga durante 2 minutos. Se agrega el resto del caldo y se deja cocer por unos 14 minutos a fuego suave. Se incorpora el rape que estaba reservado y se deja otros 3 minutos más

Ensalada variada

Se trata de preparar la ensalada variada preferida de la persona. Se puede enriquecer con aceite, semillas, frutos secos o una salsa de yogur, por ejemplo. Este tipo de plato debe usarse en caso de personas con buen apetito y con el aparato digestivo intacto así como en aquellos cánceres de componente hormonal que cursan con aumento de peso. En estos casos no hará falta enriquecer con más aceite o polvo de frutos secos. Sin embargo, es una preparación que se debe evitar en caso de diarrearechazo al alimento crudo o en pacientes con irritación de la boca (mucositis).

Crema de brócoli con maizena y queso

Lava el brócoli, separa los arbolitos y pon los arbolitos en agua hirviendo y una vez hecho deja enfriar y tritura. En una olla, rehoga en aceite de oliva la cebolla finamente picada y añade el brócoli triturado. Añade un vaso de leche espesada con maizena, que además de espesar enriquece la preparación y revuelve todo. Si es necesario rectifica con más leche. Deja unos minutos en el fuego para que se espese y la crema ya estará lista. Se pueden colocar trocitos de queso fresco al servir

Salmón con boniato al horno

En una bandeja apta para horno se colocan los boniatos cortados por la mitad y les espolvoreamos albahaca. Se hornea durante unos 10-15 minutos a 190ºC.  Luego se coloca en el horno otra bandeja con el salmón previamente especiado con pimienta y comino y se cocina todo otros 10 minutos más.

En este plato, resaltaría que el salmón al ser un pescado azul es rico en Omega 3 (grasa cardiosalusable y que además es antiinflamatoria) y en zinc (mineral que suele estar en abundancia en alimentos de origen marino, y que actúa en procesos antioxidantes). Por lo que además de ser un plato apetecible y nutricionalmente es muy interesante, es recomendable en personas con disgeusia (distorsión del gusto) provocada en muchos casos por el tratamiento de quimioterapia o radioterapia. La disgeusia suele desaparecer a las semanas o a los meses de terminar el tratamiento.

Sandwich de aguacate

Si la persona no tiene ánimo para cocinar puede comer un bocadillo de pan blando con aguacate, tomate y queso fresco. En varios casos es necesario el uso de suplementos líquidos que reemplazan algunas de las comidas y aseguran el aporte de todos los  nutrientes. Los pacientes con cáncer que suelen recurrir a estos suplementos son aquellos con el sistema digestivo comprometido, afectando ya sea boca, faringe o cualquier parte del aparato digestivo. En estso casos puede llegar a ser necesario la alimentación por sonda

En caso de quimioterapia se recomienda dejar de comer al menos 2 horas antes de ir al hospital y evitar comidas ricas en grasas como frituras. Y en caso de vómitos se debe ir bebiendo líquidos fríos como zumos o agua para mantener la hidratación.

En caso de vómitos, si se toleran bien los líquidos,  a las 4 h se deben aumentar progresivamente su ingesta y luego de las 24 h sin vómitos se debe empezar una dieta blanda suave. 

Recordamos que todas estas recomendaciones son generales y para que la alimentación encaje 100% con el paciente deberán ser personalizadas.

Recomendaciones básicas para la alimentación de un paciente con cáncer

Resumiendo, los objetivos del tratamiento nutricional serán mejorar el estado funcional y la calidad de vida del paciente con cáncer, mediante una alimentación personalizada que vele por:

  • Preservar su masa magra corporal
  • Mejorar  su estado inmunológico
  • Mejorar tolerancia del tratamiento antitumoral (ya sea radioterapia o quimioterapia), que puede causar sintomatología como mucositis (irritación y inflamación de las mucosas de la boca y/o tracto digestivo; xerostomía (sequedad de la boca) o alteraciones del gusto, entre otras.

La guía de un dietista-nutricionista en estos casos resulta imprescindible para acompañar a la persona durante todo el proceso, procurando que se mantenga lo más fuerte y bien nutrida hasta su recuperación.

Recordad seguir las recomendaciones de los oncólogos, que son los que conocen las necesidades específicas de paciente y sobre todo, cuidaros todo lo posible durante este proceso.



Source link